tormentadepensamientos
El tiempo actuó demasiado, tal vez no era momento de ver terminar todo; aún merecíamos un respiro. Pero ya las cosas no son como antes. No finjamos querernos cuando ya no tenemos razones. A veces se me ocurre que tú y yo podríamos estar de nuevo juntos en el mismo sueño, tal vez deba ver la posibilidad de encontrarnos juntos en la misma realidad. Eso de los sueños está trillado, y yo te quiero conmigo, aquí, presente, donde pueda tocarte y decirte todos los te quiero que contra mi voluntad he retenido. A ti te gustó siempre las cosas que te escribía. Me decías: ‘todo lo que me escribes es realmente hermoso, cari’. Lo que no sabes es que ahora te sigo escribiendo, y no es tan hermoso cuando ya has dejado de leerme. Mil paranoias sólo lograron conducirme a las cavilaciones que me ayudaron a centrarme en lo que era realmente importante. Después de llorar, sonreí y tuve la suficiente fuerza para intentar hacerte feliz. Y lo hice, pero no nos duró tanto ¿no? El tiempo fue una mala inversión; en la inversión estuvimos involucrados los dos, y juntos nos acabó. Creo que debo reconsiderar la idea de volver contigo a pesar de que ambos estemos destrozados. Tal vez para intentar curarnos, tal vez para eliminarnos por completo. De una vez por todas.
Cautiva libertad | Heber Snc Nur (via tormentadepensamientos)